domingo, julio 16, 2006

AYER TE VI

Hace ya unos días que he estado recordando aquel polvo callejero, revisando los acontecimientos, cuando nos saludamos tu estabas borracho y yo recién llegaba, te regalé un grabado de mi página charlamos un rato y me fui a sentar, la tocata ya empezaba cerveza, vino, mariguana, unas cuantas horas de esto y ya me encontraba en tu mismo estado, te sentaste al lado y conversamos te miraba con coquetería pues eres guapísimo, hasta que me preguntaste si me podías besar te conteste que sí pero ahí no que saliéramos, afuera me dijiste que sólo un beso que te gustaba besar y yo que también me gustaba pero que no quería sólo un beso, ¿a donde vamos? me comentaste que tenías un amigo y podríamos ir para allá nos fuimos charlado compraste cigarrillos llegamos al lugar y tu amigo estaba acostado con su novia nos quedamos unos minutos y nos fuimos , sólo al patio allí nos besamos y acariciamos yo estaba contra la pared , sentimos ruidos nos dirigimos a la entrada de la casa y allí nos quedamos te hice sexo oral un rato, mmmm, te coloque un profiláctico y te monte mientras te besaba ,tu acariciabas mi culo y mis tetas ¡ah aquellas bribonzuelas! las lamías y me encantaba, bese tu cuello, frente, codo, te cabalgué cual Brunilda huyendo de Wotán, me entraron unas ganas locas de besar tu exquisita verga y lo hice te saque aquel látex y devore con devoción tu miembro te pedí que te pararas me arrodillé y continué con aquello acariciabas mis cabellos y con esa voz susurrante lujuriosa me pediste que me lo tragara todo me sorprendió y fascinó, después me tocó a mi me recosté entre nuestras chaquetas coloqué mi bolso para apoyar mi cabeza y disfruté colocaste mis piernas flectadas y pasaste tu lengua de fuego por mi coño de fuego encendí un cigarrillo mientras te miraba y me deleite , luego vienen recuerdos confusos estar de espaldas hacia ti contra la pared coloqué tus dedos en mi boca, ¡cuanto me gusta!, también recuerdo estar en otro lugar una escalera tu sentado y yo sobre ti dándote la espalda apoyando mis manos en el suelo sentir que alguien se acerca subir mis medias y bajar mi falda –buenas noches- su rostro de complicidad, subimos a la micro me bajo un poco más allá de donde subimos te digo que voy para la casa de un amigo que estoy muy borracha y no quiero llegar así toco el timbre te beso en los labios y me bajo. Ayer te ví nuevamente, nos saludamos y yo me humedecí, más tarde te estuve mirando mientras cantabas pensando en cómo abordarte pues estaba bastante bebida y me pongo tímida a veces, ya más tarde me fue imposible me enfrasque en una discusión con un agueonado que estaba considerando amigo, me arruinó la noche y me fui a casa ofuscada pensando por que no lo agarré a puñetazos y perdí mi discman.

4 comentarios:

Vicio triunfante, la Virtud es una víctima de sus sacrificios dijo...

Un pequeño espectáculo, un autoengaño inocente.

¡Hundirse en la noche! Así como a veces se sumerge la cabeza en el pecho para reflexionar, sumergirse por completo en la noche.

Vicio triunfante, la Virtud es una víctima de sus dijo...

El muchachito,
repleto de gozo;
la muchachita,
dulce y diminuta;

Florencia dijo...

Realmente genial.

lady puaj dijo...

gracias!

Dulces Trepadoras