lunes, febrero 26, 2007

el evangelio según Magdalena





A Jesús lo conocí hace un par de años, desgarbado y no muy inteligente compraba todo lo que le decían si hasta se bautizo con Juan bautista ese maldito pederasta, por suerte con Salomé planeamos años más tarde su muerte, después de conocernos frecuentaba mi casa bastante seguido, un verdadero hijito de mamá, lleno con esa basura de que iba ha ser grande, viviendo el sueño frustrado de su madre una mujer posesiva y castradora, y su padre… engendrando hijos por doquier, me miraba y no se atrevía a insinuarse, por esa época yo estaba leyendo el kamasutra, muy bueno no es con eso de las mujeres para casarse y las que no, además de las marcas la de al pavo real y otras, para mi son marcas de posesión, las partes que me gustaron fueron las de acicalamiento con aceites y los aromas, aunque no me agrado lo de ocultar la fragancia corporal, ¡si es tan excitante!,por divertirme le leía las posiciones para joder, se sonrojaba y eso me llenaba de ternura y lujuria, hasta que un día ya no di más y lo besé, al principio se contuvo hasta que cedió, lo recosté en mi lecho sin dejar de besarlo deslicé mi mano por su entrepiernas y para sorpresa mía estaba erecto al percatarse que yo me había dado cuenta me aparto y salio corriendo, quede extrañada y después me dio risa, no fue por unos cuantos días, una mañana lo encontré en la feria no se atrevía a mirarme me acerque y le dije que acaso podría pasar por mi casa en la tarde, me dijo que no sabía sin alzar su mirada, le conteste que igual lo iba a esperar, llego la tarde y se presento cerca de las 16:00 hrs, preparé incienso, comida y unos aceites que me había traído un amante desde la india, lo invite a comer y después de preguntarle por su familia y que acontecimientos le habían acaecido, lo invite a mi camaranchón, donde tengo el suelo cubierto de almohadones, lo invite a sentarse, estaba bastante nervioso, encendí unas barras de incienso de mitra y canela, le comente que estaba bastante cansada me dolía la espalda y si era tan amable de frotármela con un aceite que tenía en una pequeña mesita de jade (también obsequio de otro amante) accedió sin chistar, con una temblorosa mano tomó la botellita desde la mía, me deshice de mi túnica y quede desnuda me tendí sobre los cojines de espaldas, quedo mudo mirándome con la botellita en sus manos tuve que explicarle cómo proceder “debes vaciar un chorrito sobre tus manos y frotarlas luego deslizar ese aceite por mi espalda con ligeras frotaciones” volví a tenderme y esperé a que comenzara ,sus manos estaban temblorosas y frías , empezó por mis hombros a medida que friccionaba, sus manos y yo adquirimos calor , se deslizó por mi espalda apenas rozaba el costado de mis senos y no pasaba más allá de mi cintura , estaba francamente excitadísima, me levanto y le ofrezco un licorcito de ajenjo y otras hierbas mientras lleno dos copitas le ofrezco una, no deja de mirar mis senos y bebe, le pregunto si ha olido el óleo le ofrezco mi hombro, es de flor de azahar y jazmín, huele mi piel y me percato que algo se mueve entre sus piernas, tomo una de sus manos y la lleno de aceite la junto con la otra y las acerco a mis senos, comienza a masajearlas suavemente, hasta tímidamente, echo mi cabeza hacia atrás disfrutando ,sube una de sus manos hasta mi cuello, se la tomo mientras con la otra empiezo a desvestirlo, me paro, lleno mis manos de aceite y froto su pecho lo giro para colocarlo de espaldas continuo me siento en ella masajeo sus hombros y cuello estiro mi brazo y tomo la copita me apoyo en mi rodillas y desciendo hasta sus nalgas vacío el liquido en ellas y lo lamo con éxtasis , con mis manos masajeo su espalda baja, empieza a gemir le digo que se relaje que no vaya a salir arrancando como aquel día no me contesta, introduzco mi lengua en ese agujerito tan sabroso que sabe a ajenjo, me corro lo vuelvo a girar y me encuentro con un miembro enorme, rosado, testículos grandes me sorprende el color pues el es moreno al igual que yo, mi vagina es oscura, pero bueno hay vaginas y penes de todos los colores y formas, lo introduzco en mi boca llena de saliva lo tomo con una mano pero esta llena de aceite me alzo y las fricciono para quitar el exceso mientras continuo masturbándome con una de sus piernas, cuando ya siento mis manos casi secas vuelvo a empezar, con una mano jalo de su piel peniana para dejar la cabeza libre lo lamo y succiono una y otra vez, me excité bastante coloco mi entrepiernas en su cara para ver si me lame al igual que yo con sus manos empieza a explorar aquello que desconoce, es delicado, con un dedo aceitado acaricia mi vulva y labios hasta que con un movimiento rápido de cadera logro que se introduzca un dedo, acaricia la carne interna luego con otro y otro más mis movimientos lo animan a seguir introduciendo más, mientras yo afirmando su tronco paso mi lengua por el y me entretengo con su agujero , esto lo anima y mete su lengua en mi cavidad reproduce cada movimiento de mi lengua, ¡que delicia! eyacula en mi boca y yo en la de él, me levanto y lo beso , le hablo al oído y le digo que esto aún no ha terminado, lo masturbo un rato hasta que se vuelve a endurecer y lo monto su saliva me ha lubricado lo suficiente además de mi licor, me penetra en cuanto me dejo caer, su rostro luce hermoso cómo si una luz lo iluminara, me muevo cómo una serpiente reptando sin deslizarme le insto a que acaricie mis senos mientras lo tomo, me giro dándole la espalda contoneándome, le pido que me acaricie con una ramita de palmera que tengo cerca ,parece no entenderme a si que le demuestro cómo, tomándolo de las hojas dejando el tallo golpeo ligeramente mis nalgas después un poco más fuerte las hojas de palmera tienen su filo me deja unas pequeñas laceraciones le digo que no se preocupe por ello si el dolor no lo soporto le hago saber , me mira extrañado y estimulado accede a ello sin mayor ruego a cada embestida recibo un ramazo nuestros gemidos a medida que vamos adquiriendo mayor velocidad se hacen más fuertes siento unos hilillos de sangre ello me calienta más estoy a punto de correrme el último golpe y eyaculo, extasiada me dejo caer entre sus piernas el también eyacula siento cómo su miembro de encoge, me levanto acerco la botellita y roció unos chorritos en un de sus pies, lo fricciono con delicadeza , el empeine y sus dedos, me tomo mi tiempo su piel absorbe todo el aceite , introduzco algunos dedos en mi boca mientras me masturbo en su templo con su falo hacia arriba , o sea apoyada en sus bolas, suavemente luego más rápido logro introducirme gran parte de el en mi boca siento que me corro y lo orino encima un meado caliente junto con mi eyaculación, después el no da más de embriaguez me giro y bebo toda mi orina, semen y fluidos, me levanto y le ofrezco té , después de ese día me visito día por medio, nos divertíamos bastante, era extraña la relación con su madre lo convenció de adoptar una nueva religión y que el sería el mecías que anunciaba unas escrituras más o menos antiguas, creo que le gustaba ser dominado por alguna mujer se rendía a mis caprichos más obscenos y a los caprichos religiosos de su madre con igual devoción, una de las perversiones que consumía casi a diario era el de esconderse entre unas cortinas mientras fornicaba con otros hombres, en esta maldita ciudad si una quería ser independiente tenías que prostituirte ,pues casarme ni loca, además cómo tenía amantes pudientes no me faltaba nada y podía elegir con quién fornicar, conjuntamente de gustarme en extremo, podía sentir su mirada clavada en mi mientras otro me hacia gozar, disfrutaba mostrándole aquellos miembros dignos de inmortalizar en esculturas que apenas podía contener en mi boca y ano, llegaba a llorar de placer, después de quedar rendida en mi tálamo y que mi desconocido amante se marchaba llegaba a mi con los ojos enrojecidos en dolor y lujuria , tocaba cada parte de mi cuerpo mancillado por otro con mano trémula introducía su falo en mi ojo ensanchado el cual entraba sin mayor dificultad, en ocasiones para suplir la carencia de carne se ayudaba con la mano y me fornicaba como poseso me pedía que lo nombrara con el nombre del sujeto anterior, en otras ocasiones era yo el amante y el magdalena ,para ello me mande a fabricar un falo de madera envuelto en piel de cabra con unas correas que me amarraba en la cintura y entre mis piernas , doble por supuesto, también lo fustigaba con ramas de palmera recordando nuestro comienzo pecaminoso, lo meaba en la boca cuando sangraba cada mes , era una semana de dicha suprema para él, cuando no estaba conmigo y debía estar con su madre se llevaba una botellita con mi orina roja para beber en las noches, también le gustaba que defecara en un paño el cual después se colocaba a modo de calzón, se paseaba por mi casa disfrutando aquel manjar ocre , se sentaba con infinito deleite lentamente para sentir como aquella plasma se esparce por su culo a veces se restregaba contra la silla, los azotes también era una máxima en nuestra relación las hojas de palmeras son bastantes filosas podía resistir hasta unos 40 azotes , era yo la que no resistía infligiéndolos , después de ello en que ambos caíamos extasiados preparaba unas cataplasmas de matico y otras hierbas para curar sus heridas, en una ocasión que se fue a “meditar” al desierto, a buscar unos cactus alucinógenos , ya me había aburrido de mis amantes que se estaban poniendo empalagosos con esto de Jesús y los mande a la mierda, un amigo me había hablado de estos cactus que los podríamos vender y no depender de esos mercaderes y políticos, como tenía que arreglar algunos asuntos en Jerusalén y aprovechando la ocasión y contactos de Jesús decidió ir , después de varios días apareció todo sucio y aún drogado a mi casa, narrándome que es de primera el viaje que estuvo unos cuantos días sin comer y alucinando las mil y una cosa, me contó que llego donde su madre aún alucinando contándole no sabe bien qué de Satanás y tentaciones , que volvió a la cuidad y que estuvo en el mar y no sabe que más, me desternillé de la risa. Ya llevábamos un tiempo juntándonos con unos amigos con los cuales salía a vender Jesús fue por la época de los “milagros”, la del vino fue muy divertida, se encontraba con su madre en casa cuando llegaron visitas y según su madre no quedaba vino, Jesús había cambiado unas cántaras por cactus y le dijo a un sirviente que sacara de las cantaras aquellas de agua y sirviera el vaso al maestresala el cual bebió el vino y ¡fue el primer milagro! ¡Si convirtió el agua en vino!
Y así los milagros se fueron esparciendo a medida que íbamos ampliando las ventas, en una oportunidad en los tantos viajes en busca de droga ¡oh! Perdón es difundir la palabra del señor, llego a casa de dos hermanas marta y maría, y como me conoce tan bien y sabe que disfruto mucho cuando me cuenta fornicaciones con otras y otros, ¡si hasta lo hace sólo para complacerme! (bueno y a él también si tan bueno no es), bueno la cosa es que planeó toda la seducción contándole sobre el reino de dios , que solo deben preocuparse de purificar su alma y dejar lo mundano para aspirar al reino de dios entre toda esta verborrea deslizo un poco de juguito liberador en los vasos de ambas hermanitas y el revolcón fue de ¡fábula! Diciéndoles que el cuerpo no importa que deben entregarse a dios en alma, les cuento, después de beber el juguito malsano se sintieron medias mareadas y cómo Jesús con eso de predicar y los milagros es una especie de cuerpo celeste con fanáticas y todo, el medio estilo, las embauco con la cháchara que por supuesto uds son más inteligentes que estas personas no les aburriré con detalles innecesarios, las hizo besarse, pues así demostraban su amor a dios , luego se acariciaran entre las piernas introduciéndose unas velas, el cuadro quedo más o menos así las hermanitas drogadas introduciéndose salvajemente las dichosas velas en sus coños con el culo levantado , apoyadas en sus cabeza hombro y un brazo mientras Jesús las penetraba analmente a maría luego a marta y así de un culo a otro hasta que se corrió encima de una manchándola con semen y mierda, con lo que le gusta eso no resistió y se fue de cabeza a chupar lamer y tragar la mezcla nauseabunda , ( me comento que con lo caliente no le importo el hedor, pero después pensó que chucha comían estas mujeres pa’ cagar así) mientras introducía toda su mano en el coño de la otra hermanita que chillaba de dolor y placer se volvieron acorrer, ya cansado se sentaron a comer y conversar.
Empezamos a tener problemas con los romanos pues ellos tenían el monopolio de “caajè” así lo llame por cactus alucinógeno de jerusalem, ya el mítico día de furia en el templo da testimonio de ello, teníamos un puestecito donde vendíamos la mercancía, al llegar mi esclavo (así lo llamaba tiernamente) de un viaje “espiritual” se encontró con que los esbirros de nuestro enemigo económico estaban vendiéndola y ¡más barato! Por supuesto que los hecho enfurecido no es para menos, no puedes comparar el que trabajábamos nosotros no más y ellos con esclavos o casi esclavos abarataban los costos a fuerza de otros infelices, si la ira surgió después de que mi nene conversará con ellos explicándoles que para que se ponían la túnica por sus jefes si ganaban una miseria y eran tratados cómo perros, que el ni cagando le ponía empeño en salvaguardar la riqueza del enemigo ( me costo convencerlo de ello ,después de muchas conversaciones y ejemplos logre que entendiera esto, realmente me sentí orgullosa cuando me contó lo sucedido) y cómo siempre no lo entendieron y lo peor es que te demuestran su desagrado pero el deber o educación los coarta , son sólo pequeños chispazos de odio que son prontamente sumergidos.
La noche llamada última cena, fue un festín de orgías dignas de Sodoma y Gomorra, aparte de a costar con los doce, me detendré en un hecho particular el polvo con pedro, hace unos cuantos meses ya que venía sospechando un candor antinatura hacia mi perro, hasta el cometario más soez era festinado con exageración y dignificado por pedro, esa noche en particular después de cobijar en mi útero y ojo mas de 10 pijas que va! Si después de follar con cualquiera el siguiente era Jesús, ¡más de 24 pijas! Bueno , después de comer en abundancia, beber y drogarnos nos tendimos en un tálamo enorme hecho con muchísimos cojines comencé con mi discurso de no negarse a los placeres de la carne, que el reino de dios tal como fue el de los dioses de antaño es una mentira para mantenernos temerosos y obedientes, sumisos y negados, el obtener el mínimo de la vida ser nuestro fin, conformarnos con migajas, mientras ellos abusan, roban, flagelan nuestras vidas, por ello les propongo que empecemos por nuestros placeres más ocultos cómo liberación y negación a su vida, sólo les pido algo sin culpas que peste de todo es ello, levanto mi brazo y propongo ¡un brindis por el mal! Riéndonos bebimos, nos despojamos de nuestras vestiduras y dimos comienzo al banquete Juan comenzó chapándole la verga marcos quién a su vez lamía el ano de Lucas, Mateo me tomo por la espalda separando mis piernas ayudado por pedro y Jesús y por el vientre me tomaba santiago quién a su vez era fornicado por judas, en otro lugar estaban Tadeo introduciéndose una vela en el ojo del culo ayudado por Bartolomé quién era sodomisado por Felipe recibiendo los golpes de Andrés y más allá estaba simón meando a santiago el de Alfeo los cuadros eran más o menos así siendo cambiados los personajes, después de recibir litros y litros de semen extasiada logré divisar a pedro siendo la querida de Jesús su rostro de placer me produjo celos , nunca antes los había tenido no sé que me paso, después de recibir la orina y semen de Jesús vertido en sus entrañas logre escuchar que le decía que lo amaba, no pude hacer nada pues fui tomada por Tadeo , Simón , Santiago y con mis manos masturbe a Judas y Andrés, descansábamos para beber y comer y continuamos así durante toda la noche.
Llego el día en que Jesús me dijo que los problemas con los romanos eran bastantes grabes y que quería hacerme un obsequio enorme pues encontraba que no me había dado todo lo que tenía, así que se entrego a los romanos, francamente no pensé que lo haría, un día en la calle nos topamos con algunas personas que identificaron a pedro con Jesús este lo negó no temiendo por su vida sino que el haberse dejado fornicar por el , siempre fue raro , bueno la mayoría la doble moral esa basura, el día que se lo llevaron lo seguí por todo el trayecto ante cada latigazo recordaba los que le inflingía yo su mirada me buscaba entre las gentes y al encontrarse reconocía su mirada de lujuria ahhhh que placer me brindaba ante cada tortura, ya antes de ser exquisitamente crucificado los latigazos los contaba con mis manos entre mis piernas masturbándome …38, 39 40 , con un grito interpretado como de dolor y angustia tuve el mejor orgasmo de mi vida ¡si hasta me desmaye! En el lugar del la crucifixión apenas podía sostenerme en pie no daba de placer cuando ví los clavos de nueve pulgadas atravesar sus muñecas y tobillo tuve otro orgasmo la angustia de esperar que muriera para poseerlo una vez más y beber todo su sudor y sangre se me hicieron eternos su último suspiro de vida me lo dedico con sus ojos clavados en los míos y eyaculó, después de ello bajamos su cuerpo lo lleve a mi casa lo desnude y le hice el amor.

3 comentarios:

rai dijo...

te las traes muchachita,
maldita seas.
amor y caos.

anarcosatanismo
insurrección sensual!

Anónimo dijo...

conoces la ducha?

larrubeltzak dijo...

¿Esto en qué evangelio se relata?

Dulces Trepadoras